sábado, 31 de diciembre de 2016

Horacio y Cervantes

Horacio dijo "Coge el día presente y fíate lo menos posible del mañana"; Cervantes replicó "Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades"...

¿Mi propósito para este año que llega? Ser capaz de hacer caso a ambos; de recobrar la esperanza sin dejar escapar las oportunidades; de confiar en que lo malo pasa, sin dejar de desconfiar en el futuro, siempre incierto.

Os deseo un 2017 lleno de nuevas oportunidades y de merecidas alegrías.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Fábula improvisada 1

Hubo una vez, ya mucho tiempo atrás, en el que todos los seres hablaban. Los árboles, las piedras, los animales… Todos ellos se comunicaban entre sí, en un lenguaje común, que toda especie comprendía. Mis mayores me han contado la historia de un cactus que, siendo el único de su especie en todo su entorno, se hizo amigo de los granos de arena que le rodeaban. Le hacían sentir uno más, le acompañaban en todo momento, y él estaba muy agradecido, pues no conoció familia alguna, al menos que él recordara. Los granos de arena le agradecían a su vez que les hiciera sombra por el día, y que les cobijara del gélido viento nocturno. 

Una tarde, mientras conversaban, uno de los granos más jóvenes le preguntó: 

-¿Cómo puedes soportar el sol todo el día, ahí plantado? ¿Cómo haces para no helarte por las noches?

El cactus se sorprendió ante la pregunta, pues nunca antes se lo había planteado. 

-Supongo que será algo innato, será cosa de la naturaleza, de mi carácter de cactus… Estoy tan acostumbrado a ello desde que vi mi primer amanecer que ni siquiera me había parado a pensarlo… Nunca le di importancia. 

Otro de los granos de arena, aparentemente insatisfecho con la respuesta, inquirió: 

-¿Tu “carácter”? ¿La naturaleza? Todos hemos nacido aquí, en el mismo sitio que tú, todos estamos sometidos al mismo clima, al mismo sol, al mismo viento; sin embargo muchos de los nuestros mueren cada noche y cada día. Tú has estado ahí siempre, sin ni siquiera moverte, cada vez más y más grande… Enséñanos a soportar los elementos como tú lo haces. 

El cactus sonrió halagado, y se mantuvo en silencio por un instante, meditando su respuesta. 

-Bueno… Supongo que es cosa de despreocuparse, en cierto modo. Muchas de las cosas que tememos solo duelen cuando las tomamos más en serio de la cuenta. ¡Ojo! No digo que debáis creeros inmortales, solo que una vida de temor no merece la pena. Los débiles mueren antes, por naturaleza. Muchos de los granos que ahí yacen sin vida eran débiles o enfermos. El temor excesivo es una enfermedad más, al igual que la insensatez lo es. 

-¿Quieres decir que no debemos temer al sol ni al frío?

-Creo que con tenerles respeto es suficiente. Vivir con miedo a lo que nos rodea no conlleva nada bueno. Somos capaces de mucho más de lo que creemos, alcanzaremos todo aquello que nos propongamos con la voluntad suficiente; las molestias innecesarias con las que cargamos no hacen más que frenar nuestro camino. 

Los granos de arena quedaron en silencio, tratando de asimilar la respuesta del cactus. Un anciano grano le preguntó: 

-Pero tú no puedes moverte… Hay muchas cosas que otros pueden alcanzar, pero tú no. ¿Qué me dices del mundo que hay más allá, qué me dices del horizonte? 

-¿El horizonte? Pues, tan lejano como siempre, supongo… Ojalá pudiera ver lo que hay más allá… Siempre me ha gustado contemplarlo, desde lejos, mientras disfrutaba de otras metas, como crecer o lograr vuestra amistad. Pero ahora que lo dices, me encantaría ver lo que hay más allá, aunque supongo que no es mi destino. 

-¿Tu destino? ¿Y cuál es tu destino? –Preguntó el joven grano de antes-. 

-Dudo que llegue a saberlo; por hoy me conformo con haberos mostrado un nuevo punto de vista. 

-Tal vez sea ése tu destino, enseñar tus experiencias a los que no las pueden tener, aprender también de ellos, y así enriquecerse unos a otros –dijo el anciano grano-. 

-Pues quizás tengas razón. Hoy os he enseñado algo, así como vosotros a mí. Supongo que no soy ni mejor ni peor que vosotros, tan solo tenemos cosas en común y cosas diferentes. Espero que nos enseñemos muchas más cosas unos a otros. 

Tanto habían hablado que el sol ya se había puesto. Los granos de arena siguieron escuchándole pese a la noche que llegaba y al tremendo viento que soplaba, hasta que todos cayeron dormidos, del cansancio. Al amanecer, los gritos de pánico de uno de los granos despertaron a los demás. 

-¡El cactus ha desaparecido! ¿¡Qué demonios ha pasado!?

-Tranquilos –murmuró el grano más anciano de todos-, está siguiendo su destino. 

Y se giró hacia el este, por donde la silueta del cactus se alejaba, hacia el amanecer, empujada por el fuerte viento que soplaba. Todos observaron en silencio, con algo de miedo, cuando el viejo grano susurró: 

-No temáis, no nos pasará nada. Ya no tenemos su sombra, ni su ancho tronco para cobijarnos. Pero hemos sobrevivido a esta dura noche, y tenemos algo más importante: sus enseñanzas. Ya no temeremos a los elementos, hemos visto que somos más fuertes que ellos. 

El cactus desapareció lentamente por el horizonte. De él no quedó ni rastro, salvo su recuerdo.

domingo, 5 de julio de 2015

Y dejarse llevar

¿Que qué estoy pensando? Creo que son tantas cosas que no cabrían aquí... Pero por resumir, solo diré que el amor tal vez exista, puesto que de vez en cuando lo oigo rascar entre mis huesos, que ya parecen de alambre, y cada vez resisten menos; no sé si podré con él, pero lo intentaré. Einaudi me dice que vaya a por todas; Satie me dice que espere, que lo bueno llegará... Pero, ¿qué haré mientras decido? Muero de alivio si lo digo, muero de asfixia si lo callo. Muero de vergüenza ante el no, y de timidez ante el sí. ¿Y por dónde he de seguir?

Muero triste ante el olvido, muero triste si recuerdo. Muero de cualquier manera, y ya no sé si he de decirlo. Muero de amor, muero de nostalgia, y muero cuando sé que ambas cosas van unidas; que no se puede estar enamorado de alguien que está demasiado cerca, y que no se puede echar tanto de menos a alguien a quien no amas. Que la dicha y la desdicha son palabras parecidas, que aunque cambien los prefijos siempre estarán unidas. Que si se vive por amor, se muere con una sonrisa puesta. Ama lo que tienes, ama lo que eres, ama lo que haces y ama lo que te haga sentir que tienes alma; pues con alma no se nace, ya que el alma se consigue.

El día que consigas amar a alguien de verdad, sabrás que tienes alma. Y es tu cuerpo quien lo pide. Déjate llevar, que la mente se equivoca más que las entrañas.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Sobre el cambio

Pienso que, al menos la mayoría de veces, quien teme al cambio es quien no está seguro de sí mismo, quien teme que cualquier alteración en su fluir diario, por pequeña que sea, pueda afectar a su tan costoso equilibrio (que muchas veces ni siquiera existe)... Creo que si alguien está seguro de sí mismo, y cree que necesita un cambio, debe realizarlo, o al menos intentarlo, lo antes posible; nuestro cerebro es una compleja máquina rellena de filtros, de miedos y de inseguridades, pero si nuestra "alma" (corazón, subconsciente, llamémosle como queramos) nos pide un cambio, es muy probable que tenga más razón que nuestro cerebro, pues ella es libre. Ella sugiere, sin ordenar. Ella pide, sin exigir. Ella, en muchos casos, es la que nos conoce mejor que nuestro cerebro y nuestra razón juntos, y es a ella a quien deberíamos de escuchar primero.

Quien teme al cambio es quien se teme a sí mismo, quien teme no estar preparado, quien duda de si dicho cambio será a mejor o no... Bienvenido sea el cambio, pues es él quien demuestra que somos humanos, que tenemos capacidad de adaptación (de lo contrario nos hubiéramos extinguido hace mucho) y quien sí exige; exige lo mejor de ti, y en nuestra propia capacidad está la prueba... ¿Podremos soportarlo?

Mi respuesta es sí... Se avecinan cambios, y los afrontaré con orgullo, con valentía y, por qué no, con dos cojones. Sé que soy capaz, sé que debo hacerlo, y sé que no me arrepentiré. La vida da muchas vueltas, sin detenerse por quien se queda atrás... Y sé que ése no seré yo.

lunes, 23 de febrero de 2015

Esta herida

Ya drenada mi cordura
Dejaré que hable por mí
Esta herida que no cierra

Sin saber bien qué decir

Deshojando sentimientos
En el final de mi tiempo

Miente el alma más que habla
Y aparento no acordarme
Esquivando los reflejos
Que el espejo ha de mostrarme

Deshojando sinsentidos
En el final de mi libro

martes, 6 de enero de 2015

Deshaciendo sinsentidos

Tal y como soy, tal y como he sido
mis recuerdos me moldean
una pena me da forma
mientras otra me golpea

Deshaciendo sinsentidos
para dejarlos atrás
puedo estar o puedo ser
aunque ya no pueda más

Dibujando disimulos
me pregunto lo que he sido
tiritando disimulo
lo que siento si te has ido

Tal y como soy, tal y como he sido
dudando de si seré
cuando busques no estaré
te veré desde el olvido.